peticiones complementarias

¿CONOCES LOS LÍMITES DE LAS PETICIONES COMPLEMENTARIAS Y ACCESORIAS?

En el anterior post hablábamos de las alegaciones aclaratorias, rectificatorias y complementarias, que se regulan en el artículo 426 L.E.C.

Hoy continuamos avanzando con el mismo artículo. Si bien, esta vez veremos las denominadas peticiones complementarias y aclaratorias en el proceso civil, que se pueden introducir tanto en el acto de la audiencia previa, en el caso del juicio ordinario (aunque también cabría la posibilidad de introducirlas al inicio del propio acto de juicio), como al inicio de la vista en el caso del juicio verbal.

Cómo siempre, mi  intención no es realizar un estudio exhaustivo de esta temática, sino poner de manifiesto unas cuantas pautas o ideas que te sirvan de guía en tus intervenciones en sala, ya sea para formular estas peticiones como para oponerte a las formuladas por los contrarios.

Empezamos…

 

1. ¿Existe alguna diferencia entre las alegaciones complementarias y las peticiones complementarias?

 

En un sentido amplio, se puede decir que  las alegaciones complementarias  incluyen las denominadas peticiones complementarias.

No obstante, la diferencia principal radica en que mientras las alegaciones complementarias tienen por finalidad delimitar o concretar lo que constituye el objeto de debate, las peticiones complementarias vienen a transformarlo.

El aspecto común es que ambas se plantean de forma oral en el acto de la vista o de la audiencia previa.

 

2. ¿Existe alguna diferencia entre las peticiones complementarias y  las peticiones accesorias?

 

De forma muy resumida se puede decir que la petición accesoria es aquella que únicamente puede prosperar si se estima la principal pero no puede existir de forma separada. Y la petición complementaria es aquella que viene a complementar otra anterior con la que está directamente relacionada, pudiendo existir separada de la principal.

Ejemplo de petición accesoria serían la petición de condena al pago de intereses sobre el principal que  se reclama; o la petición de que se concedan las consecuencias inherentes a la declaración de nulidad de una cláusula contractual abusiva.

Ejemplo de petición complementaria sería pedir la nulidad de un documento aportado por el demandado en la contestación que consideramos viciado en su consentimiento; o en caso de que se reclame la recuperación de la propiedad de un inmueble, si aquella no fuese posible por haberse vendido aquél a un tercero de buena fe, la petición de la correspondiente indemnización por daños y perjuicios.

 

3. ¿Hay algún límite en la introducción de las peticiones complementarias y accesorias en el procedimiento?

 

Las peticiones accesorias o complementarias pueden suponer una nueva petición como es natural, pero nunca pueden suponer una modificación de la causa de pedir, es decir, no pueden conllevar una  nueva fundamentación fáctica o jurídica. 

El artículo 426.4 L.E.C. dispone que si una parte pretendiere añadir alguna petición accesoria o complementaria de las formuladas en sus escritos, se admitirá si la parte contraria se muestra conforme. Si se opusiere, el tribunal decidirá sobre su admisión y, sólo la acordará, cuando entienda que su planteamiento no impide a la parte contraria ejercitar su derecho de defensa en condiciones de igualdad.

Es decir, estas alegaciones que se introducen de forma oral en el acto de la audiencia previa o de la vista deben ser admitidas por el contrario. Si lo son, no pasa nada, pero si la parte contraria se opone, entonces el tribunal decidirá si la admite o no.

El límite para su admisión estará en que la introducción de estas alegaciones no debe causar indefensión a las demás partes, ya que al producirse de forma tardía y, en cierto modo, sorpresiva, debe asegurarse que las demás partes puedan defenderse.

La defensa efectiva, implica poder practicar prueba sobre dichas peticiones complementarias o accesorias, permitiéndose a las demás partes la aportación de nueva documental e incluso de nuevos informes periciales con la finalidad de combatir las mismas.

Esta posibilidad de práctica de prueba complementaria,  es un aspecto que muchos abogados pasan por alto. Sin embargo, entiendo que es de gran importancia, ya que dependiendo del caso, permitirá articular tu defensa con más herramientas.

Y hasta aquí llega este post. En el próximo continuaremos analizando la introducción de hechos nuevos o de nueva noticia.

Como siempre, si te ha gustado este artículo o crees que puede ser de interés para otras partes, compártelo en las redes sociales.

Ah! Y recuerda que si quieres trabajar de una forma práctica sobre este aspecto y muchos otros que se suceden durante juicios y vistas, solo tienes que apuntarte a nuestros talleres de simulación de juicios. 

No hay comentarios

Publicar un comentario

Empieza a formarte ahora. Accede al training gratuito

EL JUICIO CIVIL PARA ABOGADOS NOVELES


He leído y acepto la Política de privacidad
Responsable del tratamiento de datos: Esther Pérez Vázquez. Finalidad: gestionar el alta en esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y promociones de servicios propios. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en Mailchimp. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación al tratamiento y portabilidad en contacto@iurementoring.com. Para más información ver la política de privacidad